VI

Cuando miro en tus ojos

llego a tu alma;

cuando estuvieron llorosos

cuando perdiste la calma.

 

Cuántas sonrisas

se rompieron en tus labios;

cuántas caricias

se contuvieron en tus manos.

 

Y a veces me pregunto:

¿Hasta qué punto

dejarás que lo difunto

te gane el pulso?

 

Si cuando estás desnudo

nadie ve el nudo

de tu busto;

de tu corazón testarudo.

 

Haz clic en VI para escuchar esta entrada

Maddie Van Alen.

Ariadna Boladeras.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s